La estrategia publicitaria de P&G señala más dolor para las grandes agencias